El consultorio de Decotas

Mi perro no atiende a la llamada

Ten a mano el material necesario. Una bolsa con premios, la correa, el clicker (en caso de usarlo) y quizás algún juguete.

Utiliza una correa larga, es recomendable para empezar a trabajar en la calle y prevenir cualquier tipo de inconveniente.

Maximiza las probabilidades de éxito, llámalo sólo cuando sepas que va a venir, si se encuentra olisqueando, comiendo o concentrado en algo que le gusta  mucho es normal que no acuda a la llamada y puede ser frustrante para ambos.

Saber lo que más le gusta, tenemos que hacerle ver que acudir a la llamada es mucho más interesante que quedarse haciendo cualquier otra cosa, para ello, conocer lo que más le gusta a tu perro será muy útil para utilizarlo como moneda de cambio y recompensarlo.

Nunca regañarle cuando venga, de esa manera tu perro asociará la llamada a algo negativo y no vendrá.

Paciencia, puede ser un ejercicio difícil frente a otros estímulos como gatos, otros animales o incluso niños o coches en movimiento.

No repitas su nombre todo el tiempo, piensa para que le llamas y cuando lo haces, si lo llamamos constantemente simplemente para reclamar su atención o lo llamamos siempre que hace algo mal lo que conseguiremos es que no haga caso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú