El consultorio de Decotas

Trucos para darle medicinas a tu mascota

Ya no sabes qué hacer. Cada vez que vas al veterinario y tienes que darle medicinas a tu mascota, no consigues que se las trague a la primera y sin forzar. Muy a menudo, nuestros perros rechazan las pastillas, jarabes o inyecciones y esto, se puede convertir en un quebradero de cabeza para nosotros/as, los dueños/as. Si a ti también te cuesta mucho darle medicinas a tu peludito o las echa, hoy desde Decotas te damos unos cuantos trucos para darle la medicación a tu mascota sin problemas. ¡Vamos allá!

Esconder la pastilla dentro de un trozo de comida.

Sin duda, es una de las mejores formas de engañarlos. Los perros tienen una increíble habilidad para esconder las pastillas debajo de la lengua y escupirlas. Para evitar esto, deberás esconder la cápsula dentro de un trozo de comida que le guste mucho. Si el comprimido es muy grande, te recomendamos que lo dividas en dos partes o lo machaques hasta convertirlo en polvo y mezclarlo con un alimento. 

Los jarabes mejor con una jeringuilla sin aguja.

Así es muchísimo más simple. Coge una jeringa sin aguja, llénala con el jarabe que le corresponde, colócala en un lateral de su boca, detrás de sus dientes, y vacía el contenido. ¡Muy fácil! ¿Verdad?

Los sobres, con comida.

En el caso de los sobres y polvos, es más fácil. Al quedarse adheridos en la boca, es mucho más complicado que los escupa. Lo ideal sería dárselos directamente o mezclarlos con algún alimento. 

¿Y las gotas oculares? Con ayuda.

Las gotas oculares son muy difíciles de aplicárselas a tu mascota. Si puedes contar con la ayuda de otra persona, será mucho más sencillo y rápido. ¿Cómo hacerlo? Deberéis sujetar la cabeza del perro y abrirle -con mucho cuidado- los párpados para poder administrarle las gotas.

Los oídos, con mucho cuidado.

Los oídos de tu mascota, como los de cualquier ser humano, son muy delicados. Para administrar un tratamiento ótico en tu peludito, deberás sujetar su cabeza de forma ladeada y echarle las gotas que os haya prescrito el veterinario. A continuación, masajea la base del oído con suavidad y así se extenderá el líquido por todo el conducto auditivo. 

Las pomadas y cremas, con collar isabelino.

Las pomadas y las cremas son muy fáciles de aplicar pero es muy difícil que tu mascota no se toque o se lame en la zona en donde se han aplicado. Por ello, antes de nada, para administrar este tipo de medicamentos, debes despejar el pelo de la zona y limpiarla correctamente para así evitar infecciones. Después de aplicarla, te recomendamos que coloques una gasa para que no se lama ni se rasque. Por otro lado, otra opción interesante son los collares isabelinos que impiden que tu perro manipule la zona y se cure más rápidamente. Pregúntale a tu veterinario. 

 

Y tú, ¿cómo administras los medicamentos a tu mascota? ¿Utilizas alguno de estos trucos u otros? ¡Te leemos en los comentarios!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú